Comunicaciones Técnicas de Café
Número 20 - Marzo 2015

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Posibilidades para mayor mecanización en la caficultura de Costa Rica

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Asesor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Situación actual en Costa Rica


La mecanización en caficultura utilizada con eficiencia y oportunidad, significa un apoyo importante en la búsqueda constante para disminuir los costos de producción que tanto agobia a los productores de café, en especial en Costa Rica en donde el uso de mano de obra se encuentran entre los costos más elevados de los países productores de café.


En Costa Rica el uso de equipos e implementos mecánicos para la realización de diferentes labores de cultivo, ha mantenido una relación bastante cercana con la tecnificación que se ha logrado impulsar, gracias a la adopción de las tecnologías por parte de los productores, generadas a lo largo de 65 años de aporte técnico a través de investigación sistemática y continua, llevada a cabo por las instituciones responsables y sus convenios.

Máquinas de uso común para manejo de cafetales en Costa Rica.

 

De esta forma se han venido utilizando equipos y máquinas, con buen criterio de oportunidad en función de una realidad que indiscutiblemente condiciona o limita la posibilidad de un mayor uso de mecanización, debido a: 1) Predominio de pequeñas fincas de café no mayores de 5 hectáreas, 2) Desarrollo de una caficultura predominantemente ubicada en terrenos de ladera, 3) Diseños de cultivo de alta densidad de siembra con espacios muy reducidos entre las hileras de café.


A pesar de esto, los productores de café en Costa Rica dependiendo de la extensión de sus propiedades y de sus posibilidades económicas, han venido utilizando diversos equipos y máquinas entre los cuales podemos mencionar: Motobombas, bombas estacionarias y cañones para realizar aspersiones (atomizaciones) al follaje con productos fungicidas y nutrientes foliares, motosierras convencionales para la poda de cafetos y árboles de sombra, motosierras (telescópicas) para “desramas” de árboles de sombra y arreglo de setos en linderos de fincas, picadoras de residuos orgánicos para incorporación de materia orgánica al suelo, subsoladores para remover las capas compactadas del suelo y facilitar la incorporación de enmiendas calcáreas en terrenos para siembras nuevas, hoyadoras para la siembra de almácigos, podasetos para trabajar en linderos de la finca o ciertos manejos de poda de cafetos, dosificadoras para la aplicación de insecticidas, así como otros equipos y dispositivos para aplicar agroquímicos o adaptaciones realizadas por los mismos productores.



La mecanización en la caficultura de Brasil


Tomando como referencia el país con la mayor mecanización de la caficultura en el mundo, es importante señalar la coincidencia de varios factores que han propiciado el enorme desarrollo tecnológico en materia de mecanización del cultivo de café en ese país: 1) Considerable proporción de plantaciones de gran extensión, 2) Mucha caficultura ubicada en terrenos semiplanos o ligeramente ondulados, 3) El uso de diseños de siembra con distanciamientos amplios entre hileras, adaptados a la tecnología de la mecanización que facilita la movilización y el trabajo de máquinas a veces de gran envergadura, 4) Sistemas de manejo del café poscosecha y esquema de beneficiado favorables para recolección con menos exigencia de selectividad.


Paralelamente a esta realidad se encuentra el apoyo de muy importantes empresas e instituciones brasileñas, que con la iniciativa y el esfuerzo de sus técnicos y especialistas, mantienen una constante oferta de alternativas novedosas para los productores, las cuales normalmente se exponen en ferias y actividades especiales, donde se dan a conocer y se promueve el uso de la mecanización en las fincas cafetaleras.


En las áreas de cultivo en Brasil que por su extensión y sistemas de siembra facilitan mucho la mecanización, es común el uso de máquinas de gran capacidad y rendimiento como cosechadoras, aspiradoras de café en el suelo, cortadoras de coberturas vivas, pulverizadoras (atomizaciones al follaje), podadoras, aplicador de fertilizantes, sistemas de irrigación, entre muchas otras.

Máquinas de uso común para manejo de plantaciones de café en Brasil.
 

Una situación diferente se presenta en la llamada caficultura de montaña en Brasil, estas zonas de cultivo se localizan en terrenos con pendientes más pronunciadas, cubren alrededor del 30% del área cafetalera total del país, donde el potencial de uso de la mecanización es más restringido, debido a que se trabaja en terrenos con pendientes más pronunciadas y variables, y con predominio de fincas pequeñas que en promedio no superan las 10 hectáreas. En estas regiones se ha venido impulsando bastante el uso de las máquinas “derribadoras” portátiles para cosecha y tratando de implementar labores en los terrenos de las fincas, para facilitar el ingreso y movilización de algunas máquinas y así llevar a cabo varias actividades de manejo de las plantaciones.



Posibilidades para una mayor mecanización en Costa Rica

La opinión de un experto

Tuvimos la oportunidad de realizar un recorrido por algunas zonas cafetaleras de Costa Rica con el Dr. Fabio Moreira da Silva experto en Ingeniería Mecánica de la Universidad Federal de Lavras de Brasil. 

De acuerdo con sus observaciones, las pendientes pronunciadas que caracterizan gran parte de nuestra caficultura presentan limitaciones reales para el uso de máquinas automotrices. Sin embargo, para las fincas con predominio de terrenos con pendientes no mayores al 35%, considera se podrían desarrollar máquinas más bajas, estrechas y livianas, manteniendo el centro de gravedad bajo, lo que permitiría operar en condiciones de cultivo más denso”. 

Otra limitación importante que fue señalada por el experto, es la dificultad de movilización y de operación de equipo automotriz bajo nuestros sistemas de cultivo con árboles de sombra, quedando la posibilidad de un mayor potencial de mecanización únicamente para las áreas de café establecidas a plena exposición, las cuales son cada vez menos y normalmente se encuentran localizadas en terrenos de ladera en cerros y montañas con pendientes muy pronunciadas. 

Una manera para facilitar la movilización de máquinas en las plantaciones con pendiente considerable, es el establecimiento de terrazas en los lotes de café para permitir el movimiento de tractores estrechos con potencia de unos 40 a 50 caballos de fuerza que pudieran realizar varias tareas, para la atención de las diferentes áreas de cultivo con pendientes hasta del 60%.

Finalmente el Dr. Moreira destacó la importancia de tratar de impulsar en Costa Rica la alternativa de una caficultura que él denomina semi-mecanizada, pero insistiendo en que esto necesariamente requiere llevar a cabo investigación y desarrollar tecnologías adaptadas a las características propias de los terrenos y el manejo del cultivo en el país.


Máquinas derribadoras para cosecha


Recientemente se han realizado evaluaciones de campo por parte de técnicos del ICAFE de las llamadas “derribadoras” para uso en mecanización de la cosecha, sin embargo, los resultados han determinado una disminución en la calidad del café recolectado (mayor cantidad de verde) en comparación con la cosecha manual tradicional. Siendo que la calidad de café recolectado es una de las fortalezas que sustenta la estrategia de la oferta de nuestro café, estos primeros resultados, no son favorables.
Derribadora convencional para cosecha de café.
 

No obstante en este caso queda la opción de continuar evaluando las nuevas tecnologías que el mercado vaya ofreciendo, precisamente en la Feria de Máquinas Agrícolas (Femagri 2015) en Brasil, se acaban de presentar dos nuevas máquinas “derribadoras” con el mismo principio operativo de las antecesoras, pero con la incorporación de mejoras.


La primera innovación es la derribadora eléctrica que funciona con batería sin necesidad de combustible, que de acuerdo con el fabricante tiene un impacto directo favorable en la sostenibilidad y la economía, al no emitir gases, con mínimo ruido y no precisa de mantenimiento.
                                                                                Derribadora eléctrica que funciona con batería.
 
La segunda máquina que opera con gasolina, viene con dos velocidades y dedos más largos para realizar una cosecha más completa, lo que estaría mejorando su rendimiento. Según el fabricante, el mismo operador realiza con facilidad los cambios de velocidad, además cuenta con un “dedo” más largo que le permite arrancar los granos remanentes más difíciles de alcanzar.

Derribadora de dos velocidades y “dedos” más largos.

 

Adecuar la finca y sus tecnologías para el uso de máquinas


Bajo esta modalidad se pretende que la finca sea intervenida con algunas modificaciones y ajustes para facilitar la mecanización, una de estas es la construcción de terrazas de ladera para la movilización y operación de las máquinas. Esto implica necesariamente realizar cambios en la definición de las distancias de siembra entre hileras, las cuales deben ser ampliadas a unos 2,5 m, ajustando a la vez las distancias entre plantas en procura de mantener el estándar de manejo de la densidad de unas 5000 plantas por hectárea.
Cultivo con terrazas, pendiente de 40 %, en Sur de Minas, Brasil.
 

Además estos ajustes podrían ser de mucha ayuda para algunos finqueros en Costa Rica que han insistido en manejar muy altas densidades de siembra en zonas con limitaciones ecológicas para implementar este tipo de sistemas de cultivo, donde fácilmente se nota el predominio de un excesivo follaje en detrimento de la productividad.



Diseño de una máquina multifuncional


Mediante esta iniciativa se podría tratar de valorar opciones para el diseño de un tipo de máquina pequeña que pueda realizar varias operaciones para satisfacer actividades de control fitosanitario, fertilización, poda y movilización del flujo de la producción. Es la alternativa de adaptar la máquina a la caficultura, como un importante reto de innovación tecnológica que con iniciativa y empeño, podría ser asumido por las instituciones de investigación para el diseño de un prototipo.


Consideraciones finales

1) Las actividades del cultivo bajo las características de la caficultura de Costa Rica que son más factibles de llevar a cabo con apoyo de la mecanización, ya son de alguna manera realizadas por los productores, a partir de las máquinas y equipos que se encuentran disponibles en el mercado local. 

2) Para el uso de una mecanización más diversa, la topografía de los terrenos, el predominio de fincas pequeñas y las altas densidades de siembra, constituyen limitaciones reales para la implementación de mayores opciones. 

3) Debido a la importancia de la búsqueda de alternativas para reducir los costos de producción en la atención del cultivo mediante la mecanización, conviene promover el uso más generalizado de las alternativas mecánicas de mayor rendimiento que puedan estar disponibles.

4) Un posible aumento en el uso de mecanización en la caficultura, debe contemplar a la vez, la implementación de las medidas de mitigación necesarias, para compensar las emisiones de carbono que podrían generar estas actividades.

5) Para impulsar nuevas opciones de mecanización que signifiquen el uso de algún tipo de máquina automotriz, se debe realizar una caracterización de la topografía de los terrenos y los sistemas de cultivo que predominan en las diferentes zonas productoras de café, para determinar la viabilidad de las posibles propuestas.

6) La posibilidad de implementar nuevas opciones a futuro, para cosecha y labores de atención del cultivo adaptadas a las características de la caficultura de Costa Rica, requiere de investigación para el diseño del prototipo requerido y de realizar ajustes a los sistemas de cultivo que permitan el ingreso y la movilización de las máquinas en las plantaciones.
 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.