Comunicaciones Técnicas de Café

Número 28 - Junio 2015

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Impacto de la variabilidad climática en caficultura

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Asesor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Manifestación de la variabilidad climática


Los cambios drásticos en el régimen de las lluvias relacionados con la fase cálida del patrón climático del Pacífico ecuatorial denominado El Niño Oscilación del Sur (ENOS), tiene dos extremos: una fase cálida y de disminución de las lluvias conocida como “El Niño” y una fase fría con aumento anormal de las lluvias conocida como “La Niña”. Este fenómeno climático global en la manifestación de sus eventos extremos, causa diferentes alteraciones al ciclo productivo normal de los cultivos.

En la caficultura de los países productores existe abundante evidencia del impacto de la variabilidad climática que se ha presentado durante los últimos años, la cual es provocada por los cambios drásticos en el patrón climático en particular las lluvias y su repercusión negativa en el desarrollo de procesos fundamentales del ciclo productivo del cafeto, y que se manifiestan por medio del comportamiento anormal que se presenta durante la etapa de floración y en el desarrollo del fruto.

Las fuertes defoliaciones (caída de hojas) que sufren las plantaciones de café, provocadas por el ataque de plagas y enfermedades durante períodos del cultivo de mucha actividad fisiológica en la planta; son responsables de la pérdida en cantidad y calidad de las cosechas y de un prematuro aumento de tejido agotado en el cafeto.

Afectación al cultivo de café en países de América


En los últimos años se han dado importantes eventos que han causado fuertes pérdidas a la caficultura de los países. Así tenemos el fuerte impacto de la roya (Hemileia vastatrix) en Colombia ocurrido en el año 2010 en un ambiente climático inusualmente lluvioso, mientras que en Centroamérica ese mismo año, la enfermedad del ojo de gallo (Mycena citricolor) causó importantes pérdidas a los cafetaleros.

Afectación causada por la roya en cafetales de Colombia, 2010.

Daños causados por ojo de gallo en cafetales de Costa Rica, 2010.

Al año siguiente en 2011, fuertes ataques del ojo de gallo se hicieron presentes en algunas regiones cafetaleras de Colombia, afectando como nunca antes había ocurrido con esta enfermedad en ese país, y ni qué decir del impacto de la roya del café en el 2012 en México, Centroamérica y el Caribe y también mucho más al sur, en Perú.

Presencia de ojo de gallo en cafetales de Dolores Tolima en Colombia, 2011

Estos problemas con enfermedades fungosas que atacan el cultivo, han provocado que en diferentes etapas del ciclo productivo, el cafeto no pueda completar en forma normal los procesos vitales de la producción, causando pérdidas de diferente magnitud según haya sido la severidad de los problemas fitopatológicos y la alteración que esta condición pueda causar a los procesos fisiológicos normales de la planta.

Diferentes facetas de severos ataques de roya en zonas cafetaleras de Costa Rica, 2012

 

Agregamos como eventos aún más recientes de la manifestación de la afectación causada por el cambio en el clima, el déficit hídrico provocado al cultivo por el retraso en el inicio de las lluvias y las altas temperaturas ocurrido en importantes regiones cafetaleras de Brasil durante los últimos meses del año 2014, lo cual causó efectos negativos importantes y alteraciones al ciclo normal del cultivo, durante la época de la floración y desarrollo inicial del fruto.

Efecto del déficit hídrico en tejido productivo de cafetos en Minas Gerais, Brasil, 2014

 

Problemas agronómicos asociados al fenómeno de La Niña


En condiciones de alta precipitación y humedad, es de esperar un aumento de la severidad en el ataque de enfermedades como el ojo de gallo, la cual se presenta causando mayor afectación en las zonas de cultivo donde en diferentes época del año se presenta importante nubosidad y bancos de neblina, y en las plantaciones de estos lugares donde se manejan altas densidades de siembra que provocan un ambiente muy “cerrado” de follaje y limitada entrada de la luz.

En cuanto a la roya, el exceso de lluvias genera condiciones propicias para una mayor severidad en el ataque de la enfermedad, donde la diseminación y multiplicación del hongo, ocurre con mayor rapidez y en ciclos más cortos.

Otras enfermedades del cafeto que se favorecen en condiciones muy lluviosas y de alta humedad relativa en el ambiente de las plantaciones, son el mal de hilachas (Pellicularia koleroga) que afecta el follaje causando severas defoliaciones y el mal rosado (Corticium salmonicolor), que ataca tejido productivo causando daño muy importante a los frutos con pérdida de calidad y rendimiento.

Cafetos atacados por mal de hilachas (Pellicularia koleroga) en plantaciones de la zona sur de Costa Rica.

 

Por otra parte, algunos procesos del ciclo productivo del cafeto son afectados cuando se presentan lluvias frecuentes durante la etapa de floración, ya que se puede llegar a causar daño al tejido productivo por exceso de humedad y por tanto pérdidas significativas de la futura cosecha.

Tejido productivo afectado por exceso de humedad en Varginha, Brasil.

 

Daño en tejido productivo por exceso de humedad en Dota, Costa Rica

 

En relación con los suelos dedicados a la caficultura, se propicia un deterioro más acelerado de los mismos causado por la erosión, asimismo las lluvias constantes (condición de temporal), favorecen el lavado de los nutrientes y la pérdida de los fertilizantes aplicados, esto por lo general acompañado de la aparición de síntomas marcados de deficiencias nutricionales.

Problemas agronómicos asociados al fenómeno de El Niño


Las variaciones en el régimen pluvial que lleva a la prolongación inusual de los periodos secos, provoca diferentes alteraciones y daño a las plantaciones, dependiendo de la zona y el manejo del cultivo.

El proceso normal de floración puede verse alterado, pues en condiciones de déficit hídrico se daña el botón floral el cual sufre “quemas” y luego caída con las consecuentes pérdidas de cosecha potencial. Si el déficit se produce en etapas posteriores del ciclo productivo durante el desarrollo del fruto, éste puede resultar afectado de diferentes maneras; con la formación del llamado “grano negro” que daña los tejidos internos del grano, también el tamaño de éste puede ser más pequeño y afectar los rendimientos, además la etapa de maduración puede presentar un comportamiento anormal, donde el fruto aún verde se convierte rápidamente en fruto seco, sin manifestar el cambio normal del fruto maduro.

Daño parcial por déficit hídrico en botones florales.

Daño severo.

En cuanto a una mayor incidencia de enfermedades, uno de los problemas mayores se presenta con la expectativa de fuertes ataques de la roya, donde la falta de lluvias genera condiciones propicias para una mayor severidad en el ataque de la enfermedad, ya que la disminución inusual en la cantidad de las lluvias acompañado de un aumento en la temperatura, favorece la incidencia del hongo que aprovecha el “agua libre” que permanece en las hojas, para germinar y producir rápidamente una mayor afectación al cultivo. Otras enfermedades fungosas que pueden verse favorecidas por esta condición, son la chasparria o mancha de hierro (Cercospora coffeicola) que ataca las hojas y los frutos, y la Antracnosis (Colletotrichum sp) cuyo daño mayor lo provocan las lesiones al fruto.

Las poblaciones de algunas plagas del café en condiciones de sequía prolongada, manifiestan un crecimiento anormalmente acelerado, posiblemente provocado por la ocurrencia de desbalances biológicos en los ecosistemas. Este es el caso de los ácaros que atacan el follaje de los cafetos, principalmente la conocida arañita roja (Olygonichus yotersii), asimismo las cochinillas aéreas (Planococcus citri) que atacan tejido productivo. Los ácaros pueden llegar a causar trastornos importantes al cafeto, ya que provocan caída de las hojas y retardo en la reactivación de la actividad fisiológica normal, mientras que las cochinillas causan pérdidas de cosecha y agotamiento prematuro de las ramas productivas.

Arañita roja en hojas del cafeto.

Ataques de cochinillas en tejido productivo.

No podemos olvidar la broca como la plaga más importante del café y que sin duda bajo ciertas condiciones climáticas particulares que pueden darse en cualquier momento en función del acontecimiento de un patrón climático anormal; podría causar enorme daño económico a la caficultura si no se toman las medidas preventivas pertinentes, mediante la realización de las prácticas agronómicas necesarias para disminuir en todo lo posible, la permanencia de frutos brocados en la plantación después de la cosecha.

Por otra parte ante situaciones de inusual sequía, las raíces del cafeto están limitadas para extraer los nutrientes y esto puede afectar la condición agronómica del cultivo, la cosecha del mismo período productivo y la preparación para el siguiente. Además se causa incertidumbre en el caficultor, por la dificultad para identificar el momento más adecuado para llevar a cabo las fertilizaciones.

Esfuerzos que se están realizando


Conocemos de algunos centros de investigación en café que han venido trabajando desde hace varios años de manera conjunta con prestigiosas universidades con especialización agrícola, en la búsqueda de alternativas para generar tecnologías que permitan enfrentar adecuadamente los efectos adversos de los cambios en el patrón climático.

Estas alianzas interinstitucionales ya han permitido lograr avances importantes con la identificación y selección de materiales genéticos más resistentes a condiciones climáticas adversas, principalmente por parte de quienes disponen de los recursos genéticos necesarios para llevar a cabo programas de mejoramiento, y que cuentan además con la infraestructura y los equipos de investigadores debidamente capacitados, para realizar estos estudios con apoyo de las herramientas que ofrece la biotecnología.

Importancia de la información meteorológica


La disponibilidad del registro de datos de información climática es de suma importancia para el pronóstico y la prevención de los eventos que podrían darse y por tanto para la implementación de las medidas de mitigación. Solamente para mencionar algunos casos, en Colombia desde hace muchos años han logrado una gran utilidad a partir de la información obtenida por medio de la red de estaciones meteorológicas instaladas en todas las regiones cafetaleras, lo cual ha resultado de enorme beneficio para el sector productor, lo mismo que de apoyo fundamental para el desarrollo de diferentes investigaciones.

En Costa Rica hasta hace algunos años se disponía de muy poca información climática obtenida de estaciones ubicadas en lugares donde se desarrolla la actividad cafetalera. Sin embargo, por iniciativa de la Gerencia Técnica del ICAFE, entre los años 2008 al 2014, se lograron instalar 25 estaciones que brindan información meteorológicas muy completa de las principales zonas cafetaleras del país, la cual está siendo aprovechada por el sector cafetalero nacional para la toma de decisiones en el manejo de fincas y empresas cafetaleras, y por la parte técnica para la realización de diferentes estudios, generar alertas y apoyar el seguimiento para el desarrollo de proyectos en muy diversas áreas de la investigación.

Algunas consideraciones y prioridades sobre el tema


Es necesario abordar el tema de la variabilidad climática de una forma seria y ordenada, para lo cual se debe realizar una caracterización de las tendencias de los cambios que se vienen presentando y la repercusión que están teniendo sobre la caficultura, determinar los indicadores que permitan establecer las diferencias que se marcan respecto al patrón climático normal.

Se deben determinar las prioridades de atención para cada región cafetalera, identificar en qué aspectos y temas existen vacíos de información y qué tipo de conocimiento se requiere adquirir para entender mejor el efecto de los cambios sobre el cultivo, así como apoyar toda gestión dirigida a fortalecer la base de información, para diseñar estrategias y medidas de adaptabilidad y mitigación contra los efectos de la variabilidad climática.

Paralelamente las instituciones y los centros de investigación deben establecer más alianzas estratégicas y convenios, y destinar los recursos suficientes para que el personal especializado se aboque al análisis del impacto de los fenómenos extremos en el comportamiento agronómico del cultivo, y a realizar investigaciones específicamente dirigidas a la búsqueda de tecnológicas eficientes y duraderas, para contrarrestar el problema y promover el manejo de sistemas de cultivo que sean menos susceptibles al impacto de los cambios frecuentes del clima.

En cuanto a las medidas de corto plazo, es de suma importancia que los equipos técnicos puedan analizar los problemas específicos que están presentando, para establecer las pautas necesarias y las recomendaciones técnicas correspondientes, para informar conveniente y oportunamente a los productores de café, sobre las prácticas de manejo del cultivo que mejor conviene utilizar, para atenuar el impacto de los fenómenos climáticos que de diferente manera vienen afectando todos los años la caficultura.

 
 
Su guía para conocer sobre caficultura.