Comunicaciones Técnicas de Café
Número 103 - Julio 2019

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Nueva modalidad para establecer áreas de siembra para evaluar 

    variedades de interés para el sector cafetalero

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Consultor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Mejoramiento genético de café es un proceso a largo plazo


La investigación en mejoramiento genético de café es prolongada y costosa, además requiere la participación de investigadores experimentados con amplio conocimiento del cultivo. Tal como es conocido de la comunidad científica, el desarrollo de un programa de mejoramiento genético de café demanda de muchos años de trabajo continuo, donde las probabilidades de éxito se alternan a veces con más frecuencia de la deseada con resultados infructuosos que obligan a tener que “empezar todo de nuevo”.


Ningún programa de investigación estructurado para la evaluación y selección de materiales genéticos estará en condición de ofrecer al cabo de pocos años la liberación de nuevas variedades de café. Lo que a veces se ofrece a corto plazo como nuevas variedades, no son otra cosa que descendencias de plantas de características conocidas con diferentes nombres que no estarán aportando ninguna cualidad distinta a la de sus progenitores.

 

Evaluación de variedades comerciales como alternativa de selección


Cuando no se dispone de los recursos necesarios para desarrollar programas de mejoramiento genético, una alternativa de utilidad práctica para llevar a cabo un proceso de selección, consiste en aprovechar la disponibilidad variedades sobresalientes liberadas por los centros de investigación en café, para establecer áreas de siembra y realizar evaluaciones del comportamiento agronómico, productivo y calidad de taza de las variedades.


Esto permite obtener resultados de interés con datos e información consistente en periodos de tiempo mucho más cortos que los requeridos para desarrollar proyectos de investigación a partir del estudio de nuevos genotipos.


La modalidad propuesta para establecer estas áreas para la evalución de las variedades debe estar definido con base en la consideración de tres aspectos fundamentales:

 

A) Inclusión de variedades de origen y características diferentes


Para determinar los materiales que se deben incluir en el desarrollo de un proyecto de esta naturaleza necesita efectuar una escogencia cuidadosa de las variedades que más conviene evaluar con base en sus características a partir de la información técnica de los atestados aportados por el obtentor al registro oficial de variedades y confirmados por medio de la observación de su comportamiento agronómico en áreas de cultivo comercial.


Desde el punto de vista  agronómico las variedades estarán presentando diferencias en una o varias características como productividad, comportamiento ante plagas y enfermedades y atributos de calidad de la bebida.


Lastimosamente a veces se incurre en pérdida de tiempo y de recursos valiosos de las instituciones cafetaleras cuando por desconocimiento o ingenuidad de sus representantes, se acepta recibir para evaluar, variedades con nombres distintos pero origen y desarrollo común al de otras variedades ampliamente conocidas y donde lo único esperable para estos casos es que no se encuentren características que permitan establecer diferencias importantes entre ellas.

 

B) Áreas de siembra con variedades altamente productivas y resistencia a roya, variedades tradicionales y variedades para cafés especiales


El establecimiento y evaluación de variedades sobresalientes permite obtener información de mayor utilidad para las necesidades de los productores y comercializadores al contemplar en las comparaciones, variedades que efectivamente estarán expresando cualidades diferentes entre sí, lo que favorece un proceso de análisis comparativo entre las variedades mucho más útil y provechoso para tomar la decisión de cuáles deben ser los materiales que más conviene sembrar para mejorar la rentabilidad del cultivo en la región.


La propuesta contempla la posibilidad de establecer áreas de siembra para la evaluación de 12 variedades representativas de los tres grupos que se especifican a continuación:


Variedades altamente productivas con resistencia a roya


1) Acaúa (Mundo Novo x Sarchimor)

2) Aranás (Icatú x Catimor)

3) Catiguá MG2 (Catuaí x Híbrido de Timor)

4) Catucaí 2SL (Icatú x Catuaí)

5) IPR-100 (Catuaí x BA-10)

6) Obatá 1669-20 (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)

7) Ouro verde (Catuaí x Mundo Novo)

8) Palma 2 (Catuaí x Catimor)


Variedades tradicionales


9) Bourbon derivados (Caturra, Villa Sarchí o Pacas)

10) Catuaí (variedad local)


Variedades cafés especiales


11) Geisha (selección)

12) SL-28 (selección)

 

C) Características de los campos de evaluación y demostración


El área de siembra debe estar conformada por 12 variedades obtenidas a partir de semilla certificada o de origen conocido establecida en 1 hectárea de terreno de condición uniforme mediante la siembra de 12 parcelas de 400 plantas cada una establecidas a distancias de 2,0 m entre hileras x 1,0 m entre plantas o 2,5 m entre hileras x 0,80 entre plantas dependiendo de las condiciones ecológicas de la zona y manejadas con paquete tecnológico convencional.


El proceso de evaluación se debe llevar a cabo durante 6 años, contemplar el registro de datos de los principales parámetros agronómicos, el registro de 4 periodos de cosecha y la determinación de calidad de la bebida.


Los campos para la evaluación de las variedades se deben ubicar en fincas de productores con amplia disponibilidad de colaboración para el establecimiento del área de siembra, apoyo logístico para el equipo evaluador y facilidades para el desarrollo de actividades de transferencia de tecnología con técnicos y productores.

 

Otras ventajas


1. Facilita la definición de la proporción más adecuada que se debe sembrar de cada una de las variedades de interés para el mejor cumplimiento de los objetivos de producción y comercialización del café de la región.

2. Mejora el proceso de trazabilidad “del cafetal a la taza” mediante el aporte de información de respaldo de las características y cualidades de las variedades que sean de la preferencia de los compradores. 

3. Permite la planificación y ejecución de proyectos de renovación de cafetales para priorizar la siembra de las variedades de mayor interés y mejor desempeño, así como la sustitución de las variedades que por razones de comportamiento agronómico o poca demanda de mercado, resultan menos atractivas para la producción comercial.

4. Proceso de evaluación y selección de variedades más rápido y menos costoso que se desarrolla en áreas de siembra sencillas de establecer en el campo, donde el avance de resultados puede ir siendo observado año con año por los productores y técnicos de la región.  

5. Manteniendo el número de 12 variedades en las unidades de evaluación, eventualmente se puede sustituir una o varias de estas, en el caso de que la experiencia local señale que las variedades alternativas a utilizar presentan un mejor desempeño bajo las condiciones de clima y suelos de la región.

 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.