Comunicaciones Técnicas de Café
Número 109 - Octubre 2019

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Después de 19 años de cosechas, Brasil disminuyó el área cafetalera en 19,2%

pero aumentó la producción en 48,5%, ¿Cómo lo ha logrado?

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Consultor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Implementación de tecnologías de alto rendimiento productivo en la caficultura de Brasil

 

Más producción en menos área


En la cosecha 2001 Brasil producía 33,0 millones de sacos de 60 kg mientras que para el 2019 la cosecha ha sido al menos de 49,0 millones de sacos. Muchos podrían llegar a pensar que este aumento de la producción en un país tan extenso se debe al incremento en el área de cultivo, pero no es así, ya que en este mismo periodo el área cafetalera en Brasil más bien disminuyó, pasando de 2,6 millones de hectáreas en el 2001 a 2,1 millones de hectáreas en el 2019 (figura 1).

Figura 1. Área (hectáreas) dedicada al cultivo de café en Brasil durante 19 años (2001-2019). Fuente CONAB

El cambio o ajuste en el uso de algunas tecnologías de manejo del cultivo, ha permitido mejorar la productividad durante estos años, situación que es importante destacar pues mientras en otros países con amplio territorio para llevar a cabo desarrollo agrícola ha sido el aumento en el área cultivada de café lo que ha posibilitado aumentar la producción, en el caso de Brasil, por el contrario, ha sido principalmente el uso eficiente de tecnologías agronómicas lo que ha impulsado el aumento de la producción hasta niveles históricos.
Tal como se puede apreciar en la figura 2, la producción de café en Brasil durante los últimos 19 años, ha venido mostrando un comportamiento predominantemente creciente. En cuanto a las cosechas de los últimos años, si nos ubicamos en el promedio para las cuatro cosechas más recientes, encontramos que este ha sido de 51,7 millones de sacos aún considerando la cosecha 2019 de bienalidad negativa que está en 49,0 millones de sacos. Asimismo, todo hace pensar que para la cosecha 2020 la producción estará mostrando nuevamente un aumento significativo, lo que estaría sosteniendo el promedio alto de los últimos años.

Figura 2. Registro de producción de 19 cosechas en Brasil (2001-2019). Fuente CONAB

 

TECNOLOGÍAS PARA EL MEJORAMIENTO DE LA PRODUCTIVIDAD


Más podas con mejores técnicas


El uso de tipos de poda que permiten la renovación completa del tejido productivo no era una práctica muy generalizado, además los cafetos de porte alto establecidos a distancias de siembra amplias, se mantenían por muchos periodos de cosecha sin recibir podas profundas por lo que el tejido productivo en los cafetos se ubicaba más que todo hacia los extremos de las ramas.


Este manejo fue variando con la implementación de podas más frecuentes en función de los años, realizando podas profundas como esqueletamientos y también podas bajas en lotes completos. Este manejo de tejido ha permitido establecer un mejor balance entre áreas altamente productivas y áreas con podas, cuyo resultado ha sido un mejoramiento de la productividad de las fincas.


Renovación de plantaciones


Ha sido evidente la decisión de los productores de llevar un mayor ritmo de renovación de sus plantaciones mediante la arranca de lotes con variedades viejas y poco productivas optando por la siembra con variedades más productivas.


“Renovar para mejorar” un lema utilizado por los colegas brasileños para destacar la importancia de mantener las plantaciones en un adecuado proceso de renovación sin permitir que se acumule excesiva proporción de lotes viejos y poco productivos.


Uso de variedades más productivas


El uso de variedades de porte alto y productividad media como el Bourbon, comenzó a ser sustituido en forma más acelerada plantando en su lugar variedades de porte bajo altamente productivas. También se han venido sustituyendo áreas que estaban sembradas con la variedad Mundo Novo/Acaiá para cambiarlas por nuevas variedades.  


Cabe señalar que la mayoría del café arábica de porte bajo altamente productivo que actualmente se cultiva en Brasil es de la variedad Catuaí (varios linajes de fruto rojo y amarillo), mientras que las variedades nuevas de porte bajo con resistencia a la roya todavía están lejos de poder alcanzar un área de siembra similar.


Aumento en las densidades de siembra


Como consecuencia de la decisión de renovar las plantaciones predominantemente con variedades de porte bajo, el diseño de siembra de las áreas de café renovadas permitió la colocación de una mayor cantidad de plantas por unidad de superficie.


De esta manera se ha pasado de densidades de siembra de 2000 - 2500 plantas por hectárea a 5000 – 5700 plantas por hectárea y de esta forma aumentar de manera muy significativa la producción por área (productividad).


Eficiencia en el uso de la irrigación


En condiciones agroecológicas de Brasil la irrigación del café permite optimizar la productividad y la rentabilidad en las áreas de cultivo. Existen claras ventajas del cultivo irrigado comparado con el cultivo sin riego, ya que se logra una mayor uniformidad del cultivo independientemente de la escasez de agua lo que permite que el cultivo alcance su máximo potencial productivo.


Asimismo, dependiendo del sistema de irrigación que se utilice se logra un mejor aprovechamiento de los fertilizantes que se aplican. Actualmente el riego en la caficultura brasileña se realiza mediante irrigación convencional por aspersión, irrigación por aspersión fija o semifija, irrigación por pivote central y el sistema de riego por goteo.

Referencia: CONAB

 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.