Comunicaciones Técnicas de Café
Número 112 - Febrero 2020

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Realidad del café Geisha más allá de sus atributos de calidad

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Consultor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Origen y características


El Geisha es un café del tipo arábigo que se originó a partir de semilla recolectada en los bosques del distrito de Geisha en Etiopía, posteriormente fue introducido a centros de investigación en Kenia en el año 1936 y después también a Tanzania.


Varios tipos de Geisha fueron introducidos a la colección del CATIE (antes IICA) en Turrialba en el año 1953. Se considera al material codificado como Geisha T-2722 como el más representativo del grupo, aunque también ingresaron otros tipos bastante diferentes como Geisha T-2917 y Geisha T-3214 provenientes del Congo y Tanzania respectivamente.


Geisha T-2722 son plantas altas y de follaje compacto, formado por un eje central y varias ramas ortotrópicas (verticales) basales, provenientes de yemas que se desarrollan espontáneamente entre el segundo y cuarto nudo sin necesidad de ser inducidas por medio de poda o de agobio del eje central. Esta característica es muy específica para el Geisha y permite distinguirla claramente respecto a otras variedades.


El número de ramas ortotrópicas basales inusual en otras variedades, le da un aspecto de gran vigor a la planta. Presenta ramificación lateral abundante en ángulos muy agudos al eje central. Las hojas son oblongo-elípticas, coréaceas marcadamente cóncavas, especialmente las jóvenes, que a todo lo largo del nervio central y hacia el ápice presentan color verde oscuro. Las hojas nuevas son verdes. Tiene flores normales, frutos más grandes que la variedad Typica y maduración tardía.


Evaluación agronómica en Costa Rica


A partir del año 1963 el Departamento de Investigaciones en Café realizó estudios con Geisha T-2722 en varias localidades del Valle Central de Costa Rica. Estos trabajos tenían como objetivo evaluar el comportamiento agronómico del Geisha al poseer genes de resistencia a la roya SH1 y SH5 aspecto de mucho interés en esa época pensando en el combate por resistencia de la roya del cafeto que para entonces todavía no había sido encontrada en América (hasta 1970 en el estado de Bahía, Brasil).


El Geisha fue evaluado frente a las variedades Caturra, Villa Sarchí, Mundo Novo, Híbrido Tico y Villalobos. Los resultados de 7 años de cosechas fueron consistentes en señalar que el Geisha T-2722 era mucho menos productivo que las variedades comerciales, principalmente  Caturra y Villa Sarchí.


Estos resultados hicieron que se perdiera interés por la siembra de café Geisha en el país, más aún después de la introducción de la variedad Catuaí altamente productiva. Además, el Geisha pasó a ser atacado por razas de roya comunes en la región.


Geisha Panamá calidad única


El café tipo Geisha fue introducido a Panamá por la misma época en que se realizaron los ensayos de evaluación agronómica en Costa Rica. En Panamá inicialmente fue utilizado para realizar resiembras y establecer pequeños lotes en algunas fincas de la zona alta de la provincia de Chiriquí, sin embargo, tuvo poca aceptación por parte de los productores.


Tiempo después a principios de la década del 2000, expertos catadores de Panamá lograron identificar cualidades especiales en el café Geisha en una época de bajos precios del café donde la calidad de las variedades comenzaba a ser una característica mucho más apreciada para la oferta de cafés con valor agregado de una alta calidad de taza.


A partir de ese momento la fama del café Geisha de Panamá se fue extendiendo en virtud de los atributos de su exótica bebida particularmente apreciada en el mercado japonés. La calidad de origen del Geisha Panamá se ha mantenido en la caficultura de la zona de cultivo que se encuentra en las montañas de Chiriquí, especialmente en el distrito de Boquete en la franja altitudinal que se encuentra por encima de los 1600 msnm en las faldas del volcán Barú.


Características de clima y suelos de esta zona parecen establecer un balance único con el café Geisha que le da condiciones de una bebida excepcional con sabores frutales muy finos y delicados, fragancias y aromas especiales donde el jazmín es el más fuerte y apreciado.


El reconocimiento hacia este tipo de café ha venido siendo muy bien aprovechado por el sector cafetalero y los empresarios de la zona, les ha permitido destacar a nivel internacional por su café Geisha excepcional así como diversificar la oferta turística donde el visitante tiene ahora la oportunidad de conocer, a través del llamado Circuito Café, la historia de este producto, presenciar la forma de siembra y producción que destaca el trabajo que realizan los caficultores de la zona alta de Chiriquí.


La fama del Geisha no es para todos


En los últimos 10 años se ha dado un interés creciente de los productores de muchas regiones por adquirir semilla de café Geisha para sembrar sus propias parcelas con este material. Sin embargo, el entusiasmo inicial de algunos de estos productores por el Geisha, ha cambiado bastante luego de percatarse de que en muchos lugares aun en zonas altas, este tipo de café no ha logrado alcanzar las cualidades de taza excepciones de que venía precedido. Además, que en el campo el café Geisha presenta características agronómicas y productivas que no son competitivas con las variedades comerciales tradicionales.


Productores que han sembrado Geisha han tenido que vender su cosecha como café arábigo tradicional debido a que la taza no logra alcanzar el nivel de calidad requerido. De esta manera, no se puede acceder al alto diferencial que concede el mercado por el café, calidad Geisha. Han tenido entonces que pasar a la oferta de café por volumen donde la rentabilidad que se puede alcanzar con Geisha no es competitiva con respecto a variedades mucho más productivas.


En los últimos años se ha hecho intentos para mejorar aspectos agronómicos y productivos del café Geisha mediante la creación de híbridos a partir de cruzamientos de Geisha por variedades comerciales más productivas. Los resultados hasta ahora han sido satisfactorios solamente en cuanto a la mayor productividad que presentan los híbridos obtenidos, no así en cuanto a la taza que no ha pasado de ser similar al estándar de calidad de las variedades comerciales. 


También se ha tratado de realizar algún tipo de selección de plantas sobresalientes de Geisha para la formación de líneas en procura de estabilizar de alguna manera las características de las plantas de este material que resultan ser sumamente heterogéneas. Sin embargo, este tipo de trabajos requieren de procesos muy prolongados de selección y multiplicación para poder lograr plantas más uniformes y posiblemente un poco más productivas, pero sin poder asegurarse que estas descendencias vayan a expresar una calidad de taza superior a las variedades tradicionales.


Se puede concluir que el Geisha es un tipo de café cuyo valor comercial está centralizado en las cualidades excepciones de su calidad de taza, que no se logran expresar en la generalidad de las condiciones ambientales donde se cultiva café. Por el contrario, más bien parece que la calidad única del café tipo Geisha se encuentra muy ligada con las condiciones de clima y suelos de zonas muy específicas, tal el caso mejor conocido de la zona montañosa de la provincia de Chiriquí en Panamá.

 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.