Comunicaciones Técnicas de Café
Número 58 - Agosto 2016

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Mitos y realidades en relación con variedades resistentes

a la roya del cafeto

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Asesor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Condición de variedad resistente (izquierda) y variedad susceptible (derecha), en campo experimental.

 

Situación de variedades resistentes en la región.


El mayor movimiento de oferta de variedades de café de las últimas décadas en diferentes países de la región de Centroamérica y México, ha estado claramente marcada por la aparición de la roya del cafeto en la región a partir de los 80's.


Resultado de esta situación y en virtud de los trabajos que se venían realizando por parte del PROMECAFE y los centros de investigación de los países miembros del Programa; entre los años 80 y 90, se dio la liberación de una serie de variedades resistentes a la roya en la región, entre otras: Catisic, Catrenic, IHCAFE-90, CR-95, MIDA-96, Oro Azteca y Lempira-98.


Recientemente ante la epidemia de la roya ocurrida en 2012, se ha vuelto a generar un fuerte movimiento de oferta de nuevas variedades resistentes a roya, no obstante, esta situación se desarrolla en un escenario diferente, debido al mayor número de materiales ofrecidos y a que algunos de estos no han sido controlados ni evaluados por los centros de investigación en café.


En relación con este tema recibimos constantes consultas de productores, técnicos y representantes de empresas cafetaleras de distintos países de la región que buscan informarse mejor sobre la situación. Por eso hemos agrupado los principales temas de consulta y nos referimos a estos de manera concisa, con el propósito de compartir nuestro punto de vista con muchos otros de los amigos que nos siguen por la web.  

 


Calidad de las variedades donde participa el Híbrido de Timor.


Algunos representantes del sector cafetalero han afirmado que todas las variedades resistentes a la roya desarrolladas a partir de cruzamientos donde participa el Híbrido de Timor (HDT) como uno de los genitores, manifiestan problemas con la calidad de taza.


Esto es un mito porque muchas de estas variedades que pertenecen al grupo de los Sarchimores (Villa Sarchí x HDT 832/2), lo mismo que las nuevas variedades derivadas del cruce de Catuaí x HDT (diferentes líneas); han sido evaluadas comparativamente con las variedades tradicionales susceptibles, dando como resultado una taza similar o superior a éstas, inclusive algunas de ellas ya son reconocidas por presentar una excelente calidad de taza.


La realidad es que algunas variedades derivadas del cruzamiento entre Caturra CIFC 19/1 y el Híbrido de Timor CIFC 832/1 pertenecientes al grupo de los Catimores, han dado una calidad de taza levemente inferior a las variedades Caturra y Catuaí. No obstante, estos Catimores se encuentran plenamente identificados y los productores en su momento han sido informados sobre esta situación.


Cabe mencionar que la variedad Colombia ahora variedad Castillo (regionales), es también derivada de Caturra x HDT, pero en este caso proviene del cruzamiento de plantas distintas (Caturra CCC135 x Híbrido de Timor CIFC 1343), lo cual le puede conferir algunas características diferentes al material al ser derivado de una planta distinta del HDT. Asimismo por ser una variedad que en su etapa avanzada de selección es conformada por multilíneas, esto permite al obtentor cambiar las líneas que en algún momento manifiestan alguna característica indeseable y sustituirlas por otras superiores.

 


Variedad Catimor y variedad Sarchimor.


Algunos productores y administradores de fincas destacan que tienen sembrados en sus fincas, lotes con la variedad Catimor o con la variedad Sarchimor y se refieren a éstas como materiales distintos y únicos.


Esto es un mito porque los Catimores y los Sarchimores más bien son grupos de materiales genéticos distintos y cada uno de ellos con un origen común (variedad comercial x HDT), a partir de los cuales se han derivado muchas de las variedades con resistencia a la roya que actualmente se encuentran en la región.


La realidad es que ni la variedad Catimor ni la variedad Sarchimor se encuentran registrados exclusivamente como tales, por lo que sería importante que los productores puedan informarse en cuanto al origen de la semilla o los almácigos utilizados en la siembra de sus fincas, para identificar de manera precisa el nombre o código correcto del material que han sembrado, para conocer un poco más de sus características y lo que pueden esperar del mismo. Si el material proviene de un proveedor confiable, seguramente éste va a tener la información disponible para darla a conocer a los interesados.  

 


Las variedades que son registradas ante la UPOV.


La UPOV (Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales) es una organización con Sede en Suiza, a la cual acuden interesados en la protección de variedades vegetales que pueden derivar en el desarrollo de nuevas variedades de interés comercial. La UPOV recibe los atestados de las variedades como requisitos de examen y aprobación para el otorgamiento de la concesión a los obtentores de un derecho de propiedad intelectual.

 

Para el caso de variedades de café, dichos atestados contemplan la descripción de caracteres de la planta conocidos como distintivos de agrupamiento, tales como altura y forma de la planta, forma de la hoja, tamaño y color del fruto, características de la semilla, etc.

 

Sin embargo, la UPOV no requiere para otorgar el derecho de propiedad intelectual, que el obtentor cumpla con requisitos tales como la presentación de los resultados de ensayos críticos comparativos con otras variedades, datos acumulados de varias cosechas (sólo las dos primeras), comportamiento de la variedad ante diferentes plagas y enfermedades, resultados de cataciones que respalden la calidad de taza, ni tampoco evaluaciones de adaptabilidad de las variedades a diferentes condiciones agroecológicas.

 

Es un mito entonces considerar que el registro de variedades de café en la UPOV, puede garantizar que ese material necesariamente va a presentar características superiores a las variedades comerciales tradicionales, ni tampoco a otras nuevas que puedan estar disponibles para los productores y que tienen comprobadas características agronómicas sobresalientes.

 

La realidad es que algunas de las variedades con resistencia a roya que se ofrecen a los productores, deberían aún cumplir con procesos de evaluación y validación a largo plazo, para que los obtentores puedan respaldar con datos consistentes de evaluaciones comparativas con otras variedades, las características de las variedades ofrecidas en cuanto a productividad (durante al menos seis periodos de cosecha), adaptabilidad, calidad de taza y comportamiento frente a otras enfermedades importantes en la región cafetalera además de la roya.

 

 

Las variedades mantienen la resistencia en forma permanente


Con la liberación en diferentes momentos de variedades portadoras de genes de resistencia a la roya, se genera la expectativa de que los materiales entregados a los productores, puedan conservar en forma permanente la característica de variedad resistente.


Sin embargo, esto pasa a convertirse en un mito, cuando estas mismas variedades en algunas regiones y bajo ciertas condiciones dadas, comienzan manifestar susceptibilidad.


La realidad es que la información científica y los reportes de la experiencia con variedades resistentes, han demostrado que a través de los años las variedades resistentes en algunas regiones, empiezan a mostrar susceptibilidad. Esto puede deberse a factores como cambios que ocurren en el patógeno y que origina nuevas razas fisiológicas, a la influencia de cambios drásticos en el patrón climático o aspectos particulares de manejo del cultivo que en determinado momento pueden favorecer las variaciones.


Una explicación de esta situación surge a partir de los estudios realizados por Harold Flor sobre la relación hospedero-patógeno que concluye afirmando que “para cada gen que confiere resistencia al hospedero, existe un gen en el patógeno que le otorga virulencia".


Esto significa que la presencia de un gen de resistencia en el hospedero, provoca el surgimiento de un gen de virulencia en el patógeno que le posibilita vencer la resistencia. No obstante, cabe aclarar que esto no siempre ocurre en forma drástica o rápida, debido a la influencia de fenómenos importantes que pueden retrasar los cambios y que hacen que la variedad pueda mantener por un tiempo más su reacción de resistencia.

 


Sembrar toda la finca con variedades resistentes.


La roya es un hongo con gran potencial evolutivo, capaz de variar o mutar con el tiempo en función de la presencia de factores inductores de cambios importantes, dentro de los cuales se encuentra la llamada presión de selección que se produce cuando los materiales cultivados comercialmente ofrecen a la roya diferentes genotipos resistentes que ejercen una presión natural para que el hongo cambie, pueda vencer esa resistencia y que la variedad se vuelva susceptible.

 

Es un mito considerar que estableciendo fincas solamente con variedades resistentes, se pueda garantizar escapar permanentemente de la roya. La capacidad del hongo de cambiar o mutar podría derivar en la aparición de nuevas razas fisiológicas en la región, las cuales logran vencer la resistencia de los materiales comerciales.


La realidad es que es mejor alternar variedades resistentes y variedades susceptibles en la finca, además existen variedades susceptibles a la roya muy productivas y con excelente calidad de taza. Asimismo otras variedades susceptibles aunque ciertamente no tan productivas, conforman nichos exclusivos para la producción de cafés especiales, sobre los cuales se pagan muy altos precios y premios.


En todos estos casos es posible mantener las variedades susceptibles con buen manejo agronómico y control químico eficiente de la roya, dentro del ámbito de una actividad económica de alta rentabilidad.

 


Códigos y nombres distintos significa necesariamente variedades distintas.


Los códigos experimentales con que se registran los materiales genéticos que ingresan en los bancos de germoplasma de los centros de investigación, y los que también se manejan en los procesos de desarrollo de las nuevas variedades en este tipo de instituciones son los números de referencia formales que se utilizan para identificar los materiales.


Posteriormente si los estudios concluyen con la liberación de una nueva variedad, usualmente se decide ponerles algún nombre o bien la combinación de códigos y nombres, con el cual finalmente es registrada oficialmente la variedad.


Sin embargo, es un mito considerar que por el solo hecho de asignarle un código o nombre a una variedad o material genético, esto vaya a significar necesariamente que se trata de algo distinto, cuando a veces se trata simplemente de una misma variedad o material ya conocido y descrito, pero que por razones poco entendibles, algunos grupos o personas deciden ofrecer dicha variedad con otra denominación.


La realidad es que estas modificaciones no hacen más que confundir a los productores y a los mismos técnicos de las empresas, poco habituados al tema de los códigos y los nombres de las variedades, limitando además la posibilidad de poder tener claridad de si la oferta es realmente de una nueva variedad o simplemente se trata de un mismo material genético con otro nombre.


Sería importante que los proveedores de variedades y materiales resistentes a la roya del cafeto, puedan mantener los códigos y nombres originales unificados y además expliquen claramente a los productores en sus presentaciones, cuál es el origen y los procesos de selección y validación a que han sido sometidos dichas variedades.   

 
 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.