Comunicaciones Técnicas de Café
Número 59 - Agosto 2016

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

¿Cuándo reiniciar la fertilización de los cafetos que fueron sometidos

a podas bajas o recepas?

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Asesor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Efecto de la recepa en la condición del sistema radical

 

El crecimiento y el desarrollo de las plantas involucran una compleja relación entre parte aérea y sistema radical. Los fotoasimilados producidos en la parte aérea durante el proceso de fotosíntesis, son traslocados por toda la planta a fin de suplir la demanda de energía y de carbono, los cuales son responsables por la formación de nuevos tejidos y el mantenimiento del sistema radical ya existente.


En algunos casos como en la práctica de la poda, las raíces más allá de cumplir funciones de soporte de la planta, de absorción y conducción de agua y minerales; también tienen función de reserva de carbohidratos y pueden actuar como un dreno para el desarrollo inicial de los hijos de poda.


El sistema radical de los cafetos abundante en plantas con buen manejo, pierde alrededor del 80% de las raíces absorbentes al cabo de 120 días después de la poda de recepa. Esto ocurre porque en ausencia total de la parte aérea, el sistema radical actúa como fuente de carbohidratos para sustentar el crecimiento y desarrollo de la parte aérea que pasa a funcionar como un dreno sumamente fuerte.


Finalmente las reservas orgánicas se agotan y ocurre la muerte de una gran proporción de las raíces absorbentes, permaneciendo principalmente aquellas gruesas con diámetro por encima de 1,0 cm.


Gradualmente la parte aérea se reconstituye y el nuevo follaje pasa a realizar fotosíntesis en su máxima capacidad, volviendo a comportarse como fuente de carbohidratos, abasteciendo al sistema radical que en este caso actuará como dreno. A partir de ahí nuevas raicillas se estarán formando para la recomposición del sistema radical.

Relación con las características de los suelos

 

Tomando como referencia la respuesta a la poda esperada en condiciones de clima de influencia del Pacífico, caracterizado por un periodo seco y otro lluvioso bien definidos, la condición del sistema radical en suelos diferentes estará presentando el siguiente comportamiento:

 

En suelos con buenas características físicas como los Andisoles (suelos derivados de cenizas volcánicas), los cafetos presentan un sistema radical más uniformemente distribuido a lo largo del perfil, por lo que después de una poda drástica, éste va a presentar una recuperación más rápida, ya que la zona de exploración radical es mayor en suelos volcánicos.

Sistema radical de cafetos en suelos del orden Andisoles.

 
En suelos con limitaciones físicas para el pleno desarrollo de las raíces como el de los Ultisoles (horizonte superficial argílico), el sistema radical de los cafetos se encuentra más concentrado en ciertas partes del suelo o presenta una distribución desuniforme, por lo que es de esperar un agotamiento más rápido del agua y los nutrientes del suelo en la región más próxima a esas raíces, con impedimento para extraer eficientemente de otras zonas edáficas más alejadas, lo que lleva a una recuperación más lenta del sistema radical después de la poda.

Sistema radical de cafetos en suelos del orden Ultisoles.

 

Fertilización racional en el manejo de podas sistemáticas

 

Los requerimientos nutricionales del cafeto varían en relación con los procesos fisiológicos que van ocurriendo en función del estado de avance del ciclo productivo.  De esta manera es comprensible considerar que los cambios drásticos ocurridos en la planta como resultado de la práctica de la poda, deban llevar a la vez a la implementación de cambios en el manejo de los lotes que fueron podados.

 

En relación con la cantidad de madera removida, el plan de fertilización utilizado durante el primer año de la poda, puede ser ajustado respecto a las necesidades de las plantas que se encuentran en esa condición agronómica y en procura de llevar a cabo una fertilización eficiente y económica.

Con la poda baja o recepa se remueve toda la madera de los cafetos.

 

Las investigaciones realizadas sobre este tema en el manejo de podas sistemáticas, coinciden en señalar la posibilidad de suprimir la fertilización de los hijos de la poda de recepa del año, o al menos reducir de manera significativa, la dosis convencional que suele ser utilizada para la fertilización de los cafetos en producción. 

Opciones de fertilización en recepas del primer año


Se ha encontrado en regiones con suelos de buena fertilidad y condiciones climáticas favorables; que la fertilización al suelo de los hijos de recepa del primer año, no logra alcanzar aumentos significativos de la producción respecto al manejo de lotes comparativos sin fertilización en el año de poda. Sin embargo, en estas parcelas se ha mantenido un plan de nutrición foliar con aspersiones al follaje, principalmente con elementos menores y entre estos el zinc como el más constante.


Por lo general se considera como punto de partida para iniciar con la aplicación de nutrientes foliares, haber realizado la primera deshija o raleo de los rebrotes que crecen en exceso, para lograr el aprovechamiento de los nutrientes asperjados específicamente en el tejido que estará formando la nueva planta recepada. Convencionalmente se recomienda llevar a cabo la primera atomización, cuando los hijos seleccionados han alcanzado un desarrollo aproximado de unos 30 cm de altura.

Iniciar el plan de fertilización foliar después de las deshijas.

 

Tomando en cuenta las condiciones de suelos ya mencionadas y la influencia de clima del Pacífico, en el cuadro 1 se presentan tres opciones para iniciar con la fertilización al suelo de las recepas del primer año. Se utiliza como referencia la dosis de 1000 kg de fórmula completa por hectárea por año aplicada en dos épocas y 200 kg por hectárea de nitrato de amonio (o equivalente de fuente nitrogenada) al final del periodo lluvioso, el cual corresponde al plan de fertilización recomendado para cafetales en producción, y se propone a partir de éste la aplicación de una dosis reducida.

 
Cuadro 1. Opciones de fertilización anual de cafetos recepados del primer año.
Fertilidad del suelo
 Mayo-Junio
 Agosto-Setiembre
 Octubre-Noviembre
 Mantenimiento
ALTA
 0
0
 50% dosis NA
Tres aspersiones. Inicio después de la deshija y luego a intervalos de 45 días.
 MEDIA
 0
25% dosis FC
 50% dosis NA
Dos aspersiones. Inicio después de la deshija y la segunda 45 días después.
 BAJA
 0
 50% dosis FC
75% dosis NA
Dos aspersiones. Inicio después de la deshija y la segunda 45 días después.

FC = Fórmula completa (18-5-15-6-0,3).

NA = Nitrato de amonio (33,5% N) o su equivalente de fuente nitrogenada.

 

Disminución de los costos de producción

 

Estimando una proporción de podas de recepa por año de un 10 a un 15% del área total de la finca, mediante la racionalización del abonamiento, se estará generando un ahorro de fertilizante en la proporción de las dosis reducidas temporalmente, lo que implica una disminución de la cantidad total anual aplicada.


Siendo el rubro de la fertilización uno de los más elevados en los costos de producción para la atención del cultivo de café, la posibilidad de racionalizar la fertilización para las áreas manejadas con poda sistemática, estará significando no solamente disminución de gasto de fertilizantes, sino también menos uso de mano de obra.

Referencia
Ramírez, J. E. 1996. Poda y manejo de Coffea arabica. 60 p.
 
 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.