Comunicaciones Técnicas de Café
Número 64 - Octubre 2016

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

¿Por qué se dificulta la aceptación de las nuevas variedades de café

por parte de los productores?

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Asesor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

INTRODUCCIÓN


El lanzamiento de nuevas variedades de café que son puestas a disposición de los productores, son por lo general la culminación de largos procesos de evaluación y selección realizados por los centros de investigación y las instituciones cafetaleras en diferentes países. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones estas variedades al cabo de algunos años, no alcanzan a lograr la completa aceptación por parte de los productores, quedando finalmente sólo pequeñas áreas de cultivo en relación al total mayoritariamente ocupado por las variedades tradicionales.


Los productores comienzan realizando muchas consultas sobre las características de las variedades, luego adquieren semillas y almácigos para “probar”. Sin embargo, con el tiempo van perdiendo interés por los nuevos materiales, manteniendo predominantemente las variedades que han venido cultivando por muchos años, y dejando en un segundo plano las nuevas variedades adquiridas.


Sobre esta situación recurrente en las experiencias con la liberación de nuevas variedades, cabe preguntarse sobre algunas de las posibles razones que justifican este comportamiento.

CARACTERÍSTICAS QUE DEBEN TENER LAS VARIEDADES


Toda variedad de café debe poseer buen vigor y alta productividad, también es importante el porte bajo de las plantas para facilitar su manejo, y además necesita tener buena calidad de los frutos y granos (fruto grande, bajo porcentaje de grano vano y de caracolillo), así como buena calidad de la bebida.

Variedad Acauá

Variedad Obatá Amarillo

 
Para los sistemas de cultivo con altas densidades de siembra, son deseables también las características de menor diámetro de copa, maduración precoz de los frutos y resistencia a la roya. Para las regiones más cálidas y secas, las variedades deben tener alto vigor y mayor tolerancia a déficit hídrico, mientras que para las regiones altas y frías ser menos afectadas por los vientos y presentar tolerancia a las enfermedades comunes en estas zonas cafetaleras.
VARIEDADES EN CULTIVO INTENSIVO Y VARIEDADES PARA CAFÉS ESPECIALES 

Es posible afirmar que la mayoría de las variedades comerciales lanzadas en los últimos años por los centros de investigación, presentan características para su manejo en sistemas con altas densidades de siembra y el uso de tecnología intensiva, donde las principales ventajas de la mayor parte de estas variedades, son alta productividad y resistencia a la roya, siendo estas cualidades la base de su competitividad en la actividad económica del cultivo. 

Sin embargo, un creciente número de productores la mayor parte de ellos pequeños, están optando por la siembra de variedades con características especiales que aportan una alta calidad de café y que tienen como destinatarios de mercado, compradores que están dispuestos a pagar altos precios por disponer de estas calidades superiores cada vez más apreciadas. 

Características de la variedad Geisha

 
La siembra de lotes pequeños o micro-lotes conformados por variedades como SL-28 seleccionada de plantas resistentes a la sequía procedentes de Tanzania, Geisha originaria de Etiopía, Pacamara resultado de un cruzamiento entre Pacas salvadoreño y Maragogipe brasileño, lo mismo que selecciones de Bourbon y de Typica entre otras; la mayoría prácticamente olvidadas al ser ampliamente superadas por variedades mucho más productivas como Caturra y Catuaí, pero que en los últimos años han adquirido mucha importancia entre este grupo de caficultores que logran comercializar con gran éxito estos cafés especiales.
DIFICULTADES PARA LA ACEPTACIÓN DE LAS NUEVAS VARIEDADES

A pesar del entusiasmo inicial que despierta entre los productores la oferta de nuevas variedades, y la esperanza de que las mismas lleguen efectivamente a superar las actuales; la realidad es que han sido más las experiencias desfavorables con variedades que finalmente no han llenado las expectativas de los productores, debido a diferentes factores relacionados con aspectos agronómicos, adaptabilidad, calidad e inclusive hasta de falta de material para la siembra, en las épocas en que éstas han sido requeridas en las fincas.
1) Preferencia por el uso de las variedades tradicionales

Variedades cultivadas por muchos años, ampliamente conocidas por los productores en cuanto a sus ventajas y desventajas, y que han demostrado muy buen comportamiento productivo y de adaptabilidad a las zonas de cultivo; no son fáciles de ser desplazadas de la preferencia de los productores. Para eso se requiere que las nuevas variedades manifiesten una clara superioridad en las fincas, lo que por diferentes razones veces no se logra alcanzar, y finalmente los productores terminan manteniendo las variedades tradicionales.

Variedad Caturra

Variedad Catuaí Rojo

Variedad Catuaí Amarillo

 
También hay que reconocer que algunos de los cambios tecnológicos en caficultura, como es el caso de las nuevas variedades, se van dando en forma gradual, puesto que los productores mantienen esquemas tradicionales de manejo del cultivo, en muchas ocasiones difíciles de variar, si no es con el convencimiento ampliamente demostrado de que la nueva opción tecnológica, es mejor que la que están utilizando.

2) Liberación prematura de variedades


Los procesos de investigación y de validación de adaptabilidad para el desarrollo y verificación de las cualidades de los genotipos promisorios, deben cumplir una serie de etapas ordenadas y progresivas de selección que finalmente culminan con el lanzamiento de las nuevas variedades.


Sin embargo, aspectos circunstanciales muy variados como la necesidad de contribuir con la solución o reducción de algún problema importante del cultivo, las exigencias provenientes de las jerarquías administrativas muy alejadas de la realidad de lo que significa la investigación, o simplemente por el interés comercial de actores particulares; pueden llevar a la liberación de variedades que tenían aún pendiente evaluaciones y estudios importantes por cumplir, antes de ser entregadas a los productores con el margen de confiabilidad suficiente para dar garantía de buenos resultados.


Desafortunadamente los problemas que presentan esos materiales no siempre se logran detectar en las primeras etapas del cultivo, sino que se comienzan a observar hasta varios años después, tal el caso de la alta susceptibilidad que se puede presentar hacia ciertas enfermedades importantes en la región, una deficiente respuesta agronómica a la práctica de la poda o la pérdida de vigor de los materiales.

3) Zonificación de variedades

Materiales que no cuentan con validación regional realizada bajo diferentes condiciones de clima y suelos en esos lugares, difícilmente pueden generar la confianza suficiente para que en una primera instancia puedan ser aceptadas por los productores.

La carencia de esta información básica impide que se puedan establecer los lineamientos necesarios para llevar a cabo una zonificación de variedades que permitan garantizar con mayor consistencia, que las nuevas variedades van a expresar el potencial de sus mejores cualidades agronómicas en determinadas condiciones agroecológicas. 

La oferta tecnológica en el tema de las variedades de café se ha ido especializando mucho en aspectos como alta producción, porte bajo y resistencia a la roya, no obstante, como es de esperar para los materiales de café liberados para siembra comercial; siempre se tendrá que aceptar la presencia de algún factor menos favorable de la variedad, que se debe procurar disminuir con manejo adecuado y con la siembra en las zonas más adecuadas para su óptimo desempeño.
  

Un ejemplo que refleja claramente la implicación futura que puede tener una mala decisión respecto a la interpretación de la relación de las variedades con el ambiente; es recomendar la siembra de catimores (variedades derivadas de Caturra x Híbrido de Timor CIFC 832/1), ampliamente conocidos por la susceptibilidad que presentan estos materiales al ojo de gallo (Mycena citricolor) en zonas sumamente lluviosas, condición muy favorable para el desarrollo y fuertes ataques de esta enfermedad.

Ataques de ojo de gallo (Mycena citricolor), variedad CR-95 en zonas de alta pluviosidad

 
Esto significa casi garantizarle a los productores en estas zonas de cultivo, una “cuota fija” de presencia de ojo de gallo en sus cafetales y por tanto darle razones suficientes para que en el futuro, ellos mismos manifiesten poco interés en realizar cambios en el uso de sus variedades tradicionales.
4) Variedades con más similitudes que diferencias

Actualmente existe en la región la oferta de un número considerable de variedades casi todas con resistencia a la roya, por lo que son frecuentes las consultas de los productores sobre las características específicas que las diferencian para mejor decidir la siembra. Sin embargo, mucho de estos materiales presentan más similitudes que diferencias entre sí, inclusive las que se promueven con nombres y códigos diferentes, tienen características muy similares a las variedades que han sido liberadas oficialmente por parte de los centros de investigación y las instituciones cafetaleras.

Así por ejemplo es frecuente la oferta de variedades que forman parte del grupo de los sarchimores, denominados así por tener todos un origen común en el cruzamiento realizado en el Centro de Investigação das Ferrugens do Cafeeiro (CIFC) de Portugal, entre la variedad Villa Sarchí x Híbrido de Timor CIFC 832/2. 

Los materiales derivados de esta hibridación posteriormente sometidos a procesos de selección, conforman actualmente una serie de variedades liberadas por algunos centros de investigación y que están siendo sembradas por los productores en la región de Centroamérica, principalmente a partir de los últimos años.

Entre estos se pueden mencionar algunos de los sarchimores desarrollados en Brasil por el Instituto Agronómico de Campinas (IAC) a partir de introducciones provenientes del CIFC; las variedades Obatá IAC 1669-20, Tupi RN IAC 1669-13, Tupi IAC 1669-33, y  el IAC 125 RN,  y por el Instituto Agronómico de Paraná (IAPAR), las variedades IAPAR-59, IPR-97, IPR-98 entre otras.

Variedad Obatá IAC 1669-20

Origen (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)

Variedad IAC 125 RN

Origen (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)

 
Variedad IAPAR-59
Origen (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)
Variedad Limaní
Origen (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)
 

Variedad Tupi RN IAC 1669-13

Origen (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)

Variedad Tupi IAC 1669-33

Origen (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)

 
Pertenece al mismo grupo el sarchimor T-5296 proveniente del Banco de Germoplasma del CATIE, y las selecciones de este material que dieron origen a las variedades Parainema liberada por el IHCAFE de Honduras y Cuscatleco por el PROCAFE  de El Salvador. 
Variedad Cuscatleco
Origen (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)
Variedad Parainema
Origen (Villa Sarchí x Híbrido de Timor 832/2)
 
Son también del grupo de los sarchimores algunos otros materiales que se encuentran en la región, que han recibido diferentes nombres o códigos, pero que en realidad resultan muy similares a las variedades ya mencionadas, y que por tanto no ofrecen diferencias ni ventajas destacables, respecto a las variedades lanzadas oficialmente por los centros de investigación y las instituciones cafetaleras.

Sobre este particular es oportuno señalar que nombres diferentes para denominar materiales similares, lleva más bien a confusión y dificultades para los productores, a la hora de tomar una decisión sobre realmente cuáles son las mejores opciones para realizar el cambio de variedades.

5) Tecnologías utilizadas por los productores


De acuerdo con las características de la finca, los sistemas de cultivo que se manejan y los objetivos que procura cumplir la administración de la empresa; así serán las posibilidades de incorporar de manera exitosa determinadas tecnologías en la plantación, entre ellas las nuevas variedades.


En esto destaca la importancia de tener claro la disponibilidad del productor para aceptar las recomendaciones de manejo de las variedades, lo que implica que se debe asumir el compromiso de poner en práctica las recomendaciones técnicas de atención eficiente que demanda el cultivo de los nuevos materiales.


Las variedades muy productivas manejadas en altas densidades de siembra, van a demandar muy buena fertilización y programas eficientes de control de plagas y enfermedades. Estos requerimientos de manejo exigen suficiente disponibilidad de recursos para invertir en el manejo de la finca.


La entrega de estas variedades a los productores que por lo general se realiza por medio de la facilitación de semillas y almácigos, debe ser llevada a cabo con la previsión de indicar a los beneficiarios, los requerimientos de manejo que demandan esos materiales y estos a su vez manifestar la disposición de aplicar las recomendaciones técnicas indicadas.  


La falta de un criterio firme en este aspecto necesario para la buena adopción de las nuevas variedades, es también otro de los factores que pueden incidir en malos resultados con los materiales que fueron entregados y que no se manejaron adecuadamente.

6) Capacitaciones respecto a las nuevas variedades

Las actividades de capacitación donde se trata el tema de las nuevas variedades de café, debe cubrir todos los aspectos relacionados con las características de los materiales, sus ventajas, las especificaciones de manejo requeridas para optimizar el aporte productivo de los materiales, así como sus limitaciones, condiciones mínimas para su mejor comportamiento agronómico y previsiones o cuidados que requiere su cultivo.


Además en estas reuniones los productores deben recibir toda la información técnica en datos que respalda la recomendación de las variedades, resultados de las evaluaciones y estudios realizados, y algo muy importante como son los datos de los ensayos comparativos con las variedades tradicionales que claramente demuestren que los materiales ofrecidos son superiores a los tradicionales.


Cabe concluir señalando la importancia de que los responsables de promover, distribuir o comercializar variedades de café, indiquen claramente a los productores, ¿qué es? lo que realmente ellos pueden esperar de las variedades que les están recomendando.

 
 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.