Comunicaciones Técnicas de Café
Número 62 - Octubre 2016

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Algunas experiencias en la cosecha semi-mecanizada

de café en Colombia y Costa Rica

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Asesor Experto en Café

jramirez@ramirezcaficulturadesdecostarica.com

INTRODUCCION


Desde hace varios años en algunos países productores se ha venido manifestando un faltante de mano de obra para la recolección de café, lo cual tiene su origen en algunas situaciones comunes que se presentan en los mismos, tales como el traslado de trabajadores hacia otras actividades laborales y la pérdida del arraigo hacia la actividad de la recolección de café, por parte de los sectores que tradicionalmente prestaban estos servicios.


Este problema por algunos periodos fue coyuntural y se lograba superar mediante campañas de concientización sobre la importancia de la recolección, procurando la participación importante del sector de jóvenes que pudieran motivarse con la opción de obtener ingresos adicionales. Sin embargo, está claro que ahora se trata de un asunto estructural de la actividad cafetalera, al cual se debe buscar una solución más definitiva, aunque desde hace varios años se han realizado esfuerzos para evaluar el uso de mecanización, como alternativa viable para tratar de solucionar el problema. 


Cabe mencionar, no obstante, que la necesidad de mecanización de la cosecha de café es sobre todo importante para fincas medianas y grandes, ya que en el caso de los pequeños caficultores, la participación de la mano de obra familiar, viene a contribuir bastante con el cumplimiento de una buena parte de las actividades de la recolección.

LIMITACIONES PARA LA MECANIZACIÓN DE LA COSECHA


Importantes zonas en la caficultura de muchos de los países de la región, se encuentran ubicadas en suelos de ladera, en pendientes de cerros y montañas, cuyas características limitan la posibilidad de pensar en la mecanización, cuando ésta se trata de la recolección del café con máquinas autopropulsadas de gran envergadura como se realiza en Brasil, favorecidos por la topografía plana o moderadamente ondulada, donde se encuentra localizada una gran parte de su área cafetalera.

Paisaje en la zona cafetalera de Huila, Colombia. (Foto desconocido)

Paisaje en la zona cafetalera de León Cortés, Costa Rica.

 
Otros factores también importantes vienen a restringir la posibilidad de la mecanización de la recolección en estos países, como el manejo de los cafetales con árboles de sombra ubicados dentro de las áreas de cultivo, los diseños de siembra que impedirían el tránsito de tales máquinas e inclusive en muchas zonas un número alto de floraciones que genera poca uniformidad en la maduración de los frutos, encontrándose en una misma rama, frutos maduros, pintones, verdes. 


Por eso en algunos países como Colombia y Costa Rica, se han realizado diferentes pruebas y estudios para evaluar el desempeño de algunas máquinas portátiles para recolección, las cuales por su diseño y facilidad de maniobra, se han considerado opciones válidas para intentar llevar a cabo la cosecha en forma semi-mecanizada.


Para el caso de Colombia actualmente la necesidad de encontrar opciones viables para el uso de máquinas portátiles para la recolección, es aún más urgente en razón del gran repunte que ha tenido la producción cafetalera en ese país, en virtud de la implementación de un programa vigoroso de renovación de cafetales.

COSECHA SEMI-MECANIZADA


La cosecha semi-mecanizada está enmarcada en el uso de herramientas motorizadas y portátiles para hacer la labor de desprendimiento selectivo de frutos. Se realiza mediante el uso de metodologías, implementos y equipos sencillos para hacer más eficiente la recolección de café.


Como parte del procedimiento de cosecha, se requiere del auxilio de operarios para  la colocación de mallas o láminas plásticas en el suelo a lo largo de las hileras de cafetos para recibir los frutos desprendidos, y para la manipulación posterior de las mismas con la masa de frutos recogidos.


De las herramientas y equipos para semi-mecanización de la cosecha de café se pueden mencionar los intentos iniciales realizados con los vibradores portátiles originalmente desarrollados para la cosecha del olivo en Europa, y después evaluados específicamente para recolección de café.


Sin embargo, son las denominadas derriçadoras o “derribadoras” desarrolladas en Brasil, las herramientas que han generado mayor expectativa para la cosecha semi-mecanizada de café, al ser utilizadas con buenos resultados en la llamada “caficultura de montaña” que corresponde a cerca del 30% del área cafetalera de ese país. 


Las “derribadoras” son equipos mecánicos para aplicar vibro-impactos a las ramas y los frutos, por medio de un par de juegos de dedos plásticos que oscilan desfasados 180°, y que en su movimiento mediante la acción de un operario, logran el desprendimiento de los frutos que caen a las mallas colocadas en el suelo.

EXPERIENCIAS EN COLOMBIA


En CENICAFE se ha probado tecnología existente en otros países, ha importado equipos de Brasil, España e Italia, para aplicarla en Colombia y ha hecho esfuerzos con personal preparado sobre el tema, ya que la Federación Nacional de Cafeteros se ha fijado como meta, avanzar en la mecanización de esta labor para reducir la necesidad de mano de obra para las labores de recolección.


En pruebas realizadas con el uso de máquinas “derribadoras” para la recolección, solamente en presencia de mucha cosecha y alta concentración de frutos maduros, se lograron aumentos de más del 100% en la capacidad de recolección por operario y una reducción importante del costo unitario de recolección.


Sin embargo, se determinó que la masa de café recolectada tenía un contenido de frutos verdes mayor del 10%, lo que hace que el resultado en cuanto a la calidad del café recolectado, no logre alcanzar los estándares que se esperan del café colombiano.

Evaluaciones de cosecha semi-mecanizada realizadas por CENICAFE en Colombia. (Fotos D Díaz)

 
Por su parte los resultados con la evaluación de los vibradores portátiles de tallos (VPTs), han mostrado mejores desempeños. Los VPTs son sistemas que se utilizan para aplicar vibración a los árboles a través de un punto de contacto en el tallo de la planta. Con ellos se han logrado aumentos de más de 300% en la capacidad de recolección por operario y reducciones de cerca del 10% en el costo unitario de recolección de café.
Equipo vibrador portátil Cifarelli SC700. (Fotos C.E. Oliveros)
 

Sin embargo, el café cosechado presentó un alto contenido de frutos verdes y se deja un alto número de frutos maduros en las plantas, que hacen que esta tecnología no esté aún lista para ser entregada a los caficultores.


Por eso para una aplicación más eficiente de este proceso, ahora se trabaja en la determinación de la forma para reducción del número de frutos maduros sin cosechar, en la reducción del contenido de frutos verdes en la masa cosechada y en el aumento del rendimiento a través de diferentes estrategias. Definitivamente se requiere que la máquina permita cosechar selectivamente y que desprenda un número de verdes muy pequeño.


A la vez CENICAFE está valorando otras posibilidades dentro de las cuales sobresale el uso de un identificador de granos por color, mecanismo que de llegar a ser efectivo, llevaría al siguiente paso de cómo derribar los frutos para cosecharlos, pero esto requiere más tiempo para poder llegar a dar resultados concretos y pensar luego en el diseño de un prototipo.

EXPERIENCIAS EN COSTA RICA


A finales de los años 90s se realizaron en la finca del Centro de Investigaciones en Café (CICAFE), algunas pruebas demostrativas por parte del representante de una empresa distribuidora, para la valoración del desempeño de un aparato vibrador para producir movimiento a las plantas y lograr la caída de los frutos. No obstante, esta primera experiencia generó poco interés por el tema, ya que se notó que con caída de frutos maduros también se daba la caída importante de pintones y verdes.


Más adelante entre los años 2008 y 2009 bajo la coordinación de expertos del CICAFE, se realizaron evaluaciones de equipos portátiles de las denominadas “derribadoras” utilizadas en Brasil, con el fin de determinar el rendimiento del equipo mecánico versus la recolección manual, la calidad de la recolección (café maduro y verde) y el costo de los tratamientos, entre otros.


Para tal fin se llevaron a cabo ensayos en varias zonas cafetaleras del país, para evaluar el rendimiento de dos modelos de equipos portátiles que variaban en el tamaño y forma de sus dedos plásticos, en comparación con los resultados de la recolección tradicional. Se entrenó personal de campo para el manejo de los equipos y se eligieron buenos recolectores para la cosecha tradicional.

 

Diagrama M. Barquero

 
 

En términos de eficiencia de la calidad de la recolección, el equipo mecánico desprende un 25% de café verde en comparación con el método manual que lo hace en un 5%. La cantidad de café verde desprendido con el uso de la “derribadora” excede en mucho el máximo aceptado en Costa Rica para la recolección y recibo en las plantas beneficiadoras durante la etapa del óptimo de cosecha.

El rendimiento obtenido con los equipos mecánicos portátiles fue tres veces superior al manual en la etapa de maduración principal, sin embargo, se debe considerar que durante la manipulación del equipo mecánico se emplearon tres operarios, uno encargado de utilizar la máquina y dos para realizar actividades asociadas al manejo de las mallas. 

Evaluaciones de cosecha semi-mecanizada realizadas por CICAFE en Costa Rica.

 
El pago de los jornales de estos trabajadores, lo mismo que el gasto en combustible y aceite, necesario para el uso del equipo, se carga al costo total del tratamiento, el cual resultó ser 17,18% mayor al costo de la cosecha tradicional. 


Paralelamente se establecieron nexos de coordinación con expertos de la Escuela de Ingeniería Agrícola del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), en procura de obtener apoyo para valorar posibilidades para el desarrollo de equipos propios o para la adaptación de tecnologías existentes.


Se realizaron giras de campo en época de recolección para que los expertos del ITCR, pudieran valorar posibilidades para establecer prioridades para el funcionamiento mecánico a tener en consideración, como parte de las características que deberían tener posibles equipos a diseñar.


Hasta el año 2014 se habían analizado alternativas para la formalización y ejecución de un proyecto institucional conjunto ICAFE/ITCR, donde expertos del ITRC, tendrían a cargo la propuesta de diseños tanto para el desarrollo una máquina portátil para recolección, como de algún tipo de máquina multifunción, para la realización de varias labores agrícolas en el cafetal.
Referencias:
-Barquero, M. 2009. Revista Informativa. Gerencia Técnica ICAFE.
-Díaz, G. et al. 2009. Revista Universidad Nacional de Colombia. Sede Medellín.
-Oliveros, C. E. 2011. Ingeniería y Café en Colombia. 
 
 
 

Su guía para conocer sobre caficultura.